Las esencias florales son preparados de flores silvestres.

Las primeras esencias florales conocidas fueron descubiertas por el médico inglés Edward Bach, entre 1928 y 1936,  y son conocidas como ESENCIAS FLORALES, REMEDIOS FLORALES o FLORES DE BACH. Cada esencia floral trata un aspecto emocional en particular.

Dentro de las esencias florales de Bach, las hay  para el miedo,  la agresividad,  la falta de confianza,  los traumas físicos o psíquicos, para los celos, etc.

Después de los descubrimientos del Dr Bach han ido surgiendo otros sistemas de esencias florales: California, Mediterráneo, Master´essences, Orquídeas, Bush,etc.

La OMS recomienda la utilización de las Esencias Florales de Bach y la incluye entre las terapias no tradicionales por su utilidad.

La terapia floral se basa en que el origen de cualquier enfermedad es emocional, es decir, la enfermedad física (que es la que vemos), es la manifestación última de un desequilibrio psíquico, y la causa debemos buscarla en cómo vive la vida ese animal.

Las esencias florales transmiten al agua o sustancia que las vehiculiza su patrón vibratorio energético, que al entrar en resonancia con el nuestro o el de los animales, estimulan la curación.

Esta terapia es una de mis preferidas en mi práctica veterinaria habitual, ya que los animales sufren muchos problemas físicos cuyo origen es emocional. Por ejemplo, es muy frecuente ver determinados problemas de piel o de conducta “DESPUES DE” : el nacimiento de un bebé, el divorcio de sus dueños, cambio de casa, muerte de un ser querido, llegada de un animal, etc. Hechos, que son vividos por el animal con un mayor o menor grado de estrés.

Además, hay infinidad de problemas psicológicos de los animales que pueden ser tratados con esencias florales, sin necesidad de recurrir a los psicofármacos, con la ventaja de que son totalmente seguros e inocuos y están desprovistos de efectos secundarios.

Las esencias florales pueden ser administradas a los animales en el agua de bebida, directamente en la boca, en cremas, colirios, lociones, etc.